Implantes dentales

El implante dental, es un producto sanitario destinado a ser el sustituto artificial de la raíz de un diente perdido. Habitualmente tiene forma roscada y está fabricado con materiales biocompatibles que no producen reacción de rechazo y permiten su unión al hueso. La superficie del implante puede presentar diferentes texturas y recubrimientos, utilizadas habitualmente para aumentar su adhesión al hueso (osteointegración si es de titanio y biointegración si se trata de un material cerámico).

Al reponer los dientes perdidos por medio de implantes se conserva mayor cantidad de hueso alveolar ya que este se reabsorbe al no recibir ningún tipo de estímulo.

radiografia

Tipos de implante dental

Los implantes dentales se clasifican en endo-óseos y yuxta-óseos. Es cierto que por razones terminológicas han aparecido nuevos nombres para referirse a la clasificación de los implantes dentales: bífidos, agujas, crestas delgadas, multidimensionales…no obstante, todos ellos obedecen a las mismas leyes.

Los implantes que no penetran en el hueso, sino que recubren su superficie se llaman, en Francia, subperiósticos, y se les ha dado el nombre más exacto de yuxta-óseos. Los países anglosajones siguen llamando a este implante de superficie, subperiostal. Los implantes yuxta-óseos o subperiostiales, fueron introducidos en 1940. Son elementos metálicos introducidos bajo la mucosa y reposan contactando los maxilares o la mandíbula. Se confeccionan en el laboratorio de prótesis, a partir de modelos del maxilar, en su mayor parte se realizan con aleaciones de cromo-cobalto-molibdeno, y algunas veces están recubiertos de carbono o de cerámica.

La morfología puede diferir en algunos puntos, pero todos los implantes que tienen el principio de penetrar en el espesor del hueso son siempre, y simplemente, implantes endo-óseos, para los cuales son necesarios el uso del bisturí y el despegamiento de la mucosa; estos implantes pueden ser metálicos, de carbón vitrificado, cerámicos, de material orgánico o semi-biológicos. Aunque existen múltiples clasificaciones de los implantes endo-óseos, se señala, por lo general que estos implantes dentales se dividen en cilíndricos, roscados, a lámina y de cresta delgada.